¿De dónde procede el beneficio empresarial?