El amargo despertar de las fusiones por conveniencia