El euro, base de la Europa del mañana