El ‘test’ del desempleo masivo