Energía: basta ya con el hecho diferencial