¿Es Reino Unido el ‘Titanic’ del siglo XXI?