¿Está Europa socialmente lista para cumplir sus objetivos climáticos?