Hoteles, modelo de precariedad