IBEX 35: la hora de la responsabilidad