La curva de Beveridge

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • La curva trazada por este impulsor del Estado de bienestar refleja la distancia entre las necesidades de las empresas y los deseos de quienes buscan un trabajo. Es un instrumento útil para orientar las políticas de empleo.

    ¿Cuál es la frase que pronuncian más a menudo los jóvenes graduados en Historia del Pensamiento Económico cuando por fin consiguen su primer empleo? Ahí va: “¿Con qué salsa prefiere sus patatas fritas, señor?”.

    Unas gotas de humor negro y de ironía sirven para ilustrar hasta qué punto alguien puede contar hoy con todos los títulos y diplomas del mundo y, sin embargo, acabar   trabajando en un MacDonnald’s si nadie necesita sus habilidades y competencias. El paro y el empleo no se reducen a los equilibrios entre el trabajo y el no trabajo, ni tampoco a los mayores o menores salarios. En la relación entre uno y otro entran en juego cuestiones más sutiles de concordancia; es decir, de ver hasta qué punto se corresponden o no entre sí las...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.