La digitalización, oportunidad para los derechos laborales