La paradoja holandesa

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Diciembre 2013

    Los hogares de los Países Bajos son los más endeudados de Europa, y su ahorro, el más importante.

    Un grupo de ciudadanos participa en una feria en la localidad holandesa de Dordrecht. FOTO: 123RF/MYKOLA KOKARYEV

    Los Países Bajos tienen serias dificultades para salir de la crisis. En el tercer trimestre de 2013, el nivel de producto interior bruto (PIB) se mantuvo inferior en el 4,3% al de principios de 2008, y la tasa de paro, del 7% en septiembre pasado, se ha duplicado en cinco años. Según las previsiones de otoño de la Comisión Europea, el país de los pólders debería experimentar el año próximo el crecimiento más débil de los países de la Europa occidental.

    La economía holandesa encarna, en efecto, un híbrido curioso. Por una parte, su superávit por cuenta corriente récord (del 9,6% del PIB, según la previsión para 2013) y su limitada deuda pública y financiada a tipos muy bajos anclan el país en el corazón de la zona euro, flanqueando a Alemania....

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.