Las macrogranjas: el debate que no pudo ser