Las grandes perdedoras de la crisis son las rentas más bajas, no las clases medias