Lo que no aprendieron de Escocia