Subir el salario mínimo no aviva la inflación