Refugiados sirios, test para el futuro de Europa