¿Una burbuja medioambiental?