¿Y crear un ‘eurodracma’?