Angustia en casa del rey del petróleo