Baleares, Cataluña y Madrid, donde el acceso a la vivienda cuesta más esfuerzo