Barcelona, capital de la alimentación sostenible