‘Brexit’, el inicio de una nueva era política

  • Marzo 2019

    El telefilm de Toby Haynes analiza las claves de un proceso político histórico en la sociedad británica que marcará el futuro de la Unión Europea.

    Benedict Cumberbatch interpreta al artífice de la campaña Leave .

    El 24 de junio de 2016, Reino Unido votó a favor de abandonar la Unión Europea (UE) tras conseguir el 52% del respaldo ciudadano frente al 48%, que apoyó la permanencia. Esa casi mitad de los británicos todavía hoy se pregunta cómo ha podido ocurrir y por qué ha llegado a tal situación.

    El telefilm Brexit: La guerra incivil , de Toby Haynes, disponible en HBO, recrea las bambalinas de las diferentes campañas que tuvieron lugar meses antes del referéndum y analiza las claves que han llevado a uno de los países más avanzados del mundo a tomar una decisión tan radical que torpedea las bases sobre las cuales se cimienta la UE. Ese día, Reino Unido dijo adiós a más de 40 años de historia juntos bajo un mismo paraguas (su adhesión llegó más tarde que la de otros países, en 1973, pero aun así, fue el séptimo país en formar parte de la UE).

    Lo que se propone Brexit no es tarea fácil, ya que consigue con solvencia mantener la atención del espectador, al cual se le revelan continuamente aspectos esenciales de esta travesía electoral que muy pocos atisban a entender. Nos descubre con un ritmo incesante los entresijos de ambas campañas a través de sus protagonistas en la sombra, entre los cuales destaca Dominic Cummings (Benedict Cumberbatch), el artífice de la campaña del Leave (salir), capaz de conseguir lo inimaginable, incluso para sus propios defensores.

    En solo 90 minutos somos testigos de la hazaña que supuso cambiar la historia de un país y hacerlo al margen de toda política conocida hasta ese momento. Porque este no es un debate entre izquierdas o derechas, sino de lo viejo contra lo nuevo. La campaña del Leave
     no solo estaba fundamentada en medias verdades (e incluso ciertas mentiras) en torno a dos pilares muy sensibles (el coste de pertenecer en la UE y recuperar el control), sino que tenía presente que para ganar debía llegar a una masa de la sociedad hasta entonces por clasificar y conseguir movilizarla a su favor. Fue ese grupo de la población (calculada en tres millones de personas) la que marcó la diferencia. Uno de los aciertos de este telefilm es precisamente su capacidad para mostrar el sentir de los principales grupos de la sociedad: sus esperanzas, sueños, aspiraciones, miedos, recelos... Conocer y tratar de entender el motivo por el cual se postulan en uno u otro bando sin reproches ni juicios.

    La vieja política había sido incapaz de acercarse a ese gran grupo indefinido para sus fines electorales y es aquí cuando Cummings y su equipo de datos orquestaron un sistema innovador en las elecciones británicas en el que se combinaban los datos de las principales redes sociales con el registro electoral para llegar más directa y certeramente al votante potencial en tiempo real. Aun hoy en día desconocemos si se vulneró la Ley Electoral a causa de dicho software , que impactó con millones de anuncios a la población, algo que todavía sigue bajó investigación.

    Después del Brexit se ha abierto un nuevo escenario para la política, con sistemas más eficaces para llegar a la población, pero este telefilm también cuestiona si esa nueva política podrá ser tan controlada como confían sus creadores.

    Asimismo, el resultado del referéndum contribuyó a abrir los ojos de muchos políticos que durante años se valieron de un discurso basado en culpabilizar a la UE de los problemas para enmascarar su incompetencia. Esa irresponsabilidad seguramente también tuvo su peso en todo el proceso.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario