¿Vamos hacia una opinión pública mundial?