Consecuencias sociales de la crisis: paro y empleo