Contra la caridad // Donaciones para blindar el ‘statu quo’