Cunde el miedo a la invasión