Allí donde no llega la moneda ‘legal’