‘8 apellidos vascos’ no bastan

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 28 Abril, 2014

    Periodista

    El cine es muy poca cosa ante las toneladas de odio y mentira que destilan radios, televisiones y periódicos.

    Fotograma de la película 8 apellidos vascos.

    El cine español siempre cultivó aquello de la unidad en la diversidad que cristalizaba en Madrid, “rompeolas de las Españas”. Los andaluces tenían gracejo, los vascos eran fuertes; los aragoneses, tozudos; los navarros, nobles; los gallegos, escurridizos –ya saben, lo de subir o bajar la escalera—; los extremeños, duros; los catalanes, trabajadores; en fin... a cada pueblo su tópico, su traje regional y su danza.

    En Estados Unidos, Hollywood se ha puesto en muchas ocasiones al servicio de un supuesto “interés nacional”, llámese este New Deal, aislacionismo, “nueva frontera” o lucha contra el terrorismo. En España, ese tipo de colusiones entre el poder y la industria del espec-táculo, basado en una conveniencia común asumida, fue, en época franquista, fruto de la imposición censora o...

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario