Cifras para una crisis

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 1 Julio, 2014

    Periodista

    La producción propia en España no es atractiva. Exportamos poco y tenemos un sector de exhibición minifundista, con muchas salas, no siempre bastante cómodas y modernas.

    Sala semivacía del cine municipal de Caseres (Girona). FOTO: EDU BAYER

    Desde que existe la industria del cine se habla de la crisis del cine español. Es verdad que Hollywood, Francia o Gran Bretaña también hablan a menudo de la crisis de su industria local, pero su desastre, cuando existe, tiene otra dimensión. En aquellas latitudes se habla de un sector que mueve mucho dinero y de una gran influencia a la hora de imponer mitos y modas, mientras que aquí todo se reduce a solicitar una mayor atención de los poderes públicos, a menudo enfrentados con el cine porque no les propone el espejo que desean: imperial y triunfante hace muchos años, pío y casto luego, desarrollista más tarde, descubridor de una libertad limitada a las exhibiciones anatòmicas cuando murió el dictador y, desde...

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario