El estupor divertido

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 8 Diciembre, 2013

    Periodista

    Woody Allen cumplirá 78 años uno de estos días.

    Fotograma de Blue Jasmine.

    A esa edad la gran mayoría de cineastas ya se ha jubilado. Llevar el peso de un filme sobre las espaldas es agotador, incluso físicamente. Sobre el papel lo duro es tener que controlar muchas facetas: estar atento al decorado, a la luz que propone el director de fotografía, a las opciones interpretativas, a la velocidad del rodaje y su coste, a la necesidad o no de repetir una toma, a la calidad de la dicción del actor y la continuidad del tono dramático... Pero también es duro asumir que durante x semanas y durante catorce o dieciséis horas al día hay que estar en plena forma, siempre dispuesto a responder a todo tipo de solicitaciones.

    Las compañías aseguradoras no quieren asumir el riesgo que supone dejar la responsabilidad de un rodaje entre las manos de un hombre mayor, casi un anciano. Excepto en el caso de Allen. Claro que su caso es especial. Sus producciones no son...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario