El infierno sobre la tierra está en... la China

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 3 Septiembre, 2014

    Periodista

    Si uno confía en la exactitud de las historias que nos cuenta y del mundo que nos muestra el cineasta Jia Zhangke, el infierno está en la China.

    Fotograma de Un toque de violencia.

    Premiado en Venecia —2006— y también en Cannes —2013—, mal visto por las autoridades chinas, Jia Zhangke ha estrenado este verano Tian Zhu Ding (traducido libremente por Un toque de violencia), un film que engloba cuatro historias que se encadenan a la manera de La Ronde, la pieza de Schnitzler.

    Sin embargo, allí donde el dramaturgo austríaco utiliza el amor o el deseo como motor y la sífilis como transmisión, el cineasta chino coloca el afán de lucro como causa primera y la muerte como consecuencia inevitable. Muerte violenta, nunca realmente premeditada, siempre fruto de un callejón sin salida, inevitable.

    En un caso, las minas antes propiedad colectiva están ahora en manos de un millonario reciente, un ex dirigente del Partido Comunista que se ha quedado con ellas...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario