La Pasión de un pequeño dios, según Alberto San Juan