Los derechos civiles no siempre estuvieron allí