¿Prestigio sin fundamento?