Un desahucio de cine

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 7 Mayo, 2015

    Periodista

    En Techo y comida, el cine ha pasado de puntillas a la hora de describir sin tapujos el pozo al que puede llevar la crisis.

    Fotograma de la película Techo y comida.

    Por la alfombra roja del Festival de Málaga, entre los focos y el glamour, se ha paseado este año la película Techo y comida. Su director, Juan Miguel del Castillo, se propuso que no pasase inadvertido ni el film, que pone descaradamente al descubierto las vergüenzas de un sistema que abandona a las personas, ni su compromiso social, el propio y el de todo el equipo. Pese a la modestia de su presupuesto, lo han logrado. Sin subvenciones, ni apoyo de televisiones, ni más padrinos que los 283 mecenas que reunieron 24.000 euros a través de la plataforma Verkami.

    En la rueda de prensa en la que se leyó el palmarés del festival sólo hubo dos aplausos sentidos de los presentes, y ambos fueron para este desgarrador largometraje: el primero, cuando el jurado mencionó el Premio a la Mejor Actriz...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario