Un fresco de las resistencias