Una bicicleta ante los tanques

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • 2 Septiembre, 2013

    Periodista

    ‘Wadjda’, el film que se ha estrenado entre nosotros bajo el título de ‘La bicicleta verde’, no solo es una buena película, sino también un síntoma y un símbolo. 

    Fotograma de La bicicleta verde

    Se trata de una coproducción entre Alemania y Abu Dabi realizada por la saudí Haifaa al-Mansour, rodada en Riad y con parte de capital proporcionado por el también saudí príncipe Al Waleed. 

    Wadjda cuenta una historia muy sencilla: una adolescente descubre que en su país, además de no poder jugar a la vista de los hombres, además de estar obligada a cubrirse el pelo o el rostro, además de estar condenada a una enseñanza estupidizante pero que se pretende “femenina”, además de no poder salir de casa sola, tampoco tiene derecho a montar en bicicleta y echar una carrera con su vecinito y amigo Abdullah. 

    La película habla de una obsesión de policía sexual entre la masculinidad oficial musulmana: saber qué se ponen entre las piernas las...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario