2. Un paro escaso estimula la subida de salarios