4. Una devaluación estimula el crecimiento