En Macao se paró la rueda de la fortuna