La regulación, un problema político