Las mujeres, amortiguadoras del ‘shock’