Te quedan 0 artículos gratuitos este mes.

Accede sin límites desde 55 €/año

Suscríbete  o  Inicia sesión

Lo quiero todo, y lo quiero ya

Comparte
Pertenece a la revista
Julio 2016 / 38

Carencia: No es que nos falte tiempo: vivimos en una exigencia de satisfacción insaciable. Construir límites es la clave

ILUSTRACIÓN: PERICO PASTOR

Cuando éramos niños, un año parecía una eternidad. Una vez llegamos a la edad adulta, los años se escurren como la arena. Y la mala noticia es que eso no se arregla con el tiempo. ¿Por qué tenemos esta sensación? Porque somos seres parlantes y subjetivos, y además el tiempo es sólo una ilusión. 

El tiempo no es lineal. Cuanto más activo es uno, más distraído está, más queda suspendido el tiempo. Podemos...

Conoce las opciones de suscripción