Los centros de formación se adaptan sin ayudas