Los ricos ven a la familia más a menudo

  • Julio 2016

    La mujer continúa dedicando casi el doble de horas que el hombre a las tareas del hogar y los hijos

    En la sociedad del crecimiento perpetuo —donde, evocando al sociólogo Hartmut Rosa, quien cae de la rueda del hámster pierde empleo, agenda, contactos, reconocimiento o estima social, y que debería reemplazarse por un nuevo estado que garantizara un ingreso mínimo a todos sus ciudadanos—, las relaciones entre unos y otros vienen condicionadas por la renta. 

    Quien piense que en España el acelerón de la tecnología de la última década ha aupado la relación personal virtual en detrimento de la física y real quedarán sorprendidos al revisar los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE): de 2006 a 2015, el porcentaje de adultos (más de dieciséis años) que se reúne con frecuencia diaria o semanal con sus familiares ha aumentado del 59,7% al 62,6%, mientras el que corresponde a quienes se ven menos o nunca bajó cuatro puntos en el mismo período.

    La frecuencia ha aumentado más aún entre los ciudadanos que constituyen el 20% de la población  con ingresos más altos (del 56,6% al 63%). Por el contrario, el 20% de la población con renta más baja ha reducido sus reuniones con familiares (del 62,1% al 56,6%).

    Ahora bien: el contacto diario o semanal con parientes y amigos a través de Internet, SMS o teléfono ha aumentado en todos los casos, y en la misma proporción, sean cuales sean los ingresos.  

    Otro factor que condiciona los usos del tiempo es el género. La entrada masiva de la mujer en el mercado laboral no se ha traducido en un cambio en el reparto de responsabilidades relacionadas con el hogar, los hijos o el cuidado de personas dependientes. 

    De todas las actividades del día  —cuidados personales, trabajo remunerado, estudios, medios de comunicación, trabajo voluntario y reuniones, hogar y familia, aficiones e informática, deportes y actividades al aire libre, vida social y diversión, trayectos y empleo del tiempo no especificado—, los hombres dedican en todos los casos más tiempo a cada una de ellas que las mujeres. Salvo en un caso: el hogar y la familia. Pero es que, además, la mujer le destina casi el doble de tiempo que el hombre (4:29 horas frente a 2:32 horas, respectivamente).
     
    CUIDADO DE LOS DEPENDIENTES

    Nueve de cada 10 mujeres realizan tareas domésticas —especialmente cocinar, cuidarse de la ropa y limpieza de la casa— y se ocupan de cuidar ancianos, niños y personas dependientes, mientras que en el caso de los hombres, que le dedican la mitad de tiempo, el porcentaje desciende al 74,7%. La diferencia es mayor, según la Encuesta de Uso del Tiempo del INE (de 2010, actualizada en 2015) en el caso de los hogares constituidos por una pareja con hijos. 

    La proporción de hombres que reducen las horas de trabajo para cuidar a los hijos menores de ocho años durante un tiempo es del 2%, mientras que la cifra alcanza el 20% en el caso de las madres. 

     

    PARA SABER MÁS

    1. Ciclo de conferencias sobre el tiempo, realizado en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) del 8 de febrero al 14 de marzo de 2016. Cicle ‘El nostre temps’. Disponibles en: www.cccb.org/ca/marc/fitxa/el-nostre-temps/222582

    2. Time: The Acceleration of Life in Digital Capitalism. Por Judy Wajcman. The University of Chicago Press. 2015. 

    3. Social Acceleration. A New Theory of Modernity. Por Hartmut Rosa. Columbia University Press. 2015.

    4. La conciliación de la vida profesional, familiar y personal. España en el contexto europeo. Por José María Fernández-Crehuet. Pirámide. 2016.

    5. Primero, lo primero: Vivir, amar, aprender, dejar un legado. Por Stephen R. Covey, A. Roger Merrill y Rebecca R. Merrill. Paidós. 1997. Versión Kindle 2016.

    6. La semana laboral de 4 horas. Por Timothy Ferriss. RBA. 2012. Un pequeño divertimento de autoayuda convertido varios años en best-seller en EE UU.

    Los artículos que componen el dossier son:
    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario