¿Quién teme a la sanidad pública?