¿Revolución o regreso al carbón?