Todos ganan... menos los monopolios