Una carrera privatizadora, a pesar de la ‘Marea blanca’